Esto si que si

miércoles, 13 de diciembre de 2006

Visita al Parque Natural de la zona volcánica de la Garrotxa

Este último fin de semana, coincidiendo con el famoso puente de diciembre, he realizado una visita turística a la comarca de la Garrotxa, en la provincia de Girona, concretamente al Parque Natural de la Zona Volcánica de la Garrotxa. Es una zona de Cataluña que desconocía hasta ahora y la verdad es que me he llevado grata impresión. Lo más destacable es la presencia de más de 40 pequeños volcanes dormidos desde hace mucho tiempo.



Esta imagen que veis aquí arriba corresponde al cráter del volcán de Santa Margarita, uno de los más importantes, y que tiene una ermita construida en su centro. Aunque no os lo parezca a simple vista, cuando estás allí notas que estás en una de las maravillas de la naturaleza. Al ser primera hora de la mañana y hacer bastante frío la escarcha cubría la negra tierra volcánica y no se aprecia en todo su esplendor.



El que os muestro ahora es el volcán de Croscat visto desde la casa rural de unos conocidos donde me hospedaba. La foto está hecha a contraluz y no se aprecia en toda su extensión la espectacularidad de la imagen. El volcán del Croscat es el más joven de los que hay en la zona volcánica y se trata de un volcán denominado estromboliano. Se caracteriza por tener su cráter abierto por un lateral y te permite ver claramente cómo es un volcán por dentro.

Además de los volcanes me gustaría destacar de esta zona de la Garrotxa el magnífico entorno de la Fageda d'en Jordà, una zona boscosa que consigue despertar tus sentidos y te permite disfrutar de la belleza de la naturaleza con su variedad de colores en su flora (contraste entre tonos ocres de la caída de hojas del otoño y su diversidad de verdes).



Quiero también destacar la cantidad de poblaciones de interés que puedes encontrar, como por ejemplo el pueblo de Castellfollit de la Roca, cuya foto adjunto más arriba y que tiene la peculiaridad de estar construida sobre un mar de lava que ha sido erosionado por los ríos Fluviá y Toronell. Además se pueden visitar las villas medievales de Besalú y Santa Pau que te hacen sumergirte en la profunda historia de esta tierra, así como la capital de la comarca de la Garrotxa, Olot.



Por último quiero nombrar las innumerables actividades que se pueden realizar, como pueden ser el senderismo, la bicicleta de montaña, el paseo a caballo o en carro, las rutas en quads o las visitas aéreas en globo aerostático, que os dejo entrever en la imagen de arriba. Todo ello aderezado con una gastronomía estupenda. Yo he podido disfrutar del mes de la cocina volcánica, basada en los inmejorables productos de la zona, y la conclusión es que he quedado fascinado. Volveré seguro, aunque probaré otra época del año, porque aunque ésta ha sido muy bonita, el único inconveniente es que hacía bastante frío.

Etiquetas:

0 Comments:

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un enlace

<< Home